lunes, 30 de junio de 2008

ALANIS MORISSETTE: FLAVORS OF ENTANGLEMENT

Alanis Morissette está compuesta, sin novio y con un disco bajo el brazo, “Flavors of entanglement”, posiblemente una vía por la que ha estado haciendo budú a Scarlett Johansson. Según dicen las malas lenguas, la actriz le quitó el novio y dejó a la cantante de origen canadiense con la misma cara de paisaje ecuestre que suele tener y que no ha variado con el tiempo. En Gesloten ya dimos buena cuenta del bagaje artístico de la chica de los ataques epilépticos a través de una de nuestras retrospectivas. Mi conclusión es que la música de Alanis me provoca sentimientos encontrados. Por un lado, ha sido capaz de componer muy buenos temas (“Unsent”, “Hands clean”, “You oughta know”, por ejemplo), pero también unos fallos considerables, bañados en esos tintes insoportables que ofrece a veces cuando pone su poderosa voz en falsete. Morissette ha efectuado su particular disco de separación de pareja, como ya hicieron en su día por ejemplo Suzanne Vega con “Songs in red and gray” o Annie Lennox con “Bare”. Así que os podéis imaginar de qué van buena parte de las letras que ha escrito. El álbum comienza con un tema que podría ser el mismo con el que abre todos sus trabajos, “Citizen of the planet”. Continúa con el primer single, bastante aceptable, “Underneath” y después desemboca en su guiño más electrónico, “Straitjacket”. La canción “Versions of violence” se convierte en una de sus composiciones más góticas e incluso shoegaze, presentando a una Morissette de lo más oscura. Se agradece que abandone ciertos giros vocales y se entregue a las elucubraciones graves que tiene su voz –que las tiene, y son mucho mejores que sus momentos de sonidos más agudos-.
Junto a otro gran tema de dimensiones épicas como “Tapes”, se nota mucho la ayuda de Guy Sigsworth en la producción. Parece que ambos han jugado a complementarse y no meterse en sus respectivos terrenos: es una colaboración sin invasiones. De esta forma, Alanis da buena cuenta de su estilo con “Not as we” o “Incomplete” (bonita manera de cerrar el álbum), a la vez que experimenta con otros cortes del disco que bien podrían haber merecido una exploración de dimensiones mayores. Sin lugar a dudas, es el mejor trabajo de la artista de origen canadiense desde su debut. Toda una declaración de intenciones bañada en la sinceridad más absoluta que gana con cada escucha.

PUNTUACIÓN: 7,7/10
LO MEJOR: supera con creces su anterior y terrible disco, “So called-chaos”.
LO PEOR: todo el mundo seguirá diciendo que le pesa el éxito de “Jagged little pill”.
DESTACABLES: “Straitjacket”, “Underneath”, “Versions of violence”, “Not as we”, “Tapes”…

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Nene.. nuestra Alanis!!!.. qué le está pasando (desde hace ya tiempo?).. creo que la próxima vez que vengas a Valencia (espero que vengas al festival de Jazz de vuestro anterior post, ya sabes dónde tienes tu casa) ya no vengas en el "Alaris Morrissette" sino que te pilles un Arco o un Euromed ;-)
Besicos
Male
(esto es una invitación en toda regla eh? para tí y para tu "couple")

gaspashá gorkovskaya dijo...

Mil gracias. El "Alaris" quedó ya para la historia, de exposición en las cocheras de renfe, así que tendré en cuenta tu consejo. Un abrazo

truman von harket dijo...

Enhorabuena por el post. A mi el single me parece flojillo como bien dices, o mas bien es que ultimamnete Alanis hace una y otra vez la misma canción. Parece desganada, tambien en directo, por lo poco que he leido de su actuación en Rock in rio, perdon Los del rio.

gaspashá gorkovskaya dijo...

Gracias Truman. Como tu dices, Alanis parece desganada, y parece que así se refleja en la portada del disco.

gatchan82 dijo...

el disco me ha ido gustando más con sucesivas escuchas.
la producción de sigsworth le una nueva visión a sus canciones, pero la chica no es de las que innovan

el rey pescador dijo...

Ayer pusieron en la 2 parte de su concierto en Rock in rio. Mucha luz del dia, poco público y aburriminto general, al menos en las tres canciones que pusieron. Eso si, impresionante como se ha puesto la tia. Está gordísisma, con todos los respetos. Me dejó K.O.

gaspashá gorkovskaya dijo...

Pobre Alanis, qué daño le ha hecho también la dieta estadounidense.

Anónimo dijo...

Reseña del nuevo disco de Alanis en www.efeeme.com firmada por Josemi Valle

Flavors of entanglement
Alanis Morissette
Warner

¿Por qué alcanza el rango de quimera esperar que alguien con un glorioso disco de debut rockero continúe alumbrando álbumes de rock o al menos registre alguna canción que nos recuerde su subsuelo biográfico? ¿Por qué la pista de despegue de muchas carreras es un soberbio trabajo aderezado de guitarras que muerden y todo lo que viene después son trabajos que fluctúan entre la balada y los medios tiempos? Algunos intelectuales definen este proceso con el ambivalente nombre de madurar. Si aceptamos que las cosas son así, no queda más remedio que afirmar que Alanis Morissette ha madurado mogollón. Su nuevo álbum de estudio lo testifica. La reina del grunge postrero se pasa a las pistas de baile. La vieja pulsión rockera ha sufrido un proceso de evaporización a favor de canciones electrónicas en plan Madonna (comparten el mismo productor), aunque también hay momentos que testimonian lo bien que se desenvuelve Alanis Morissette en el medio tiempo desasosegante. Afortunadamente su voz sigue siendo de primera división. Sus aullidos y sus arrullos al servicio de textos que telegrafían la desertización emocional, la ruptura de pareja y el abuso de introspección crónico que trae como anexo, te recuerdan que lo que estás escuchando es un trabajo firmado por la misma persona que rubricó años atrás discos memorables. El muro sónico con guitarras de hormigón armado y clima de tormenta a punto de diluviar con la que se descorcha el álbum y la balada con voz y piano Not as we son los dos grandes botes salvavidas que ayudan a mantener la esperanza. Siempre me ha pasado lo mismo con Alanis Morissette. Creo que es capaz de muchísimo más de lo que ofrece. Habrá que seguir esperando. Josemi Valle.