jueves, 14 de febrero de 2008

QUE ALGUIEN NOS LIBRE YA DE CHLOE SEVIGNY


















La década de los noventa fue propicia para que “artistas” incapaces se refugiasen en la intocable etiqueta de la modernidad para hacerse pasar por genios incomprendidos. En contraposición a la estética preponderante de belleza incontestable, abanderada por modelos como Linda Evangelista o Tajana Patricks y fotógrafos como Peter Lindberh o Steven Meisel, una serie de rebeldes de la moda y del cine, algunos con causa y otros sin ella, rompieron con esa estética y apostaron por la trasgresión, buenos ejemplos son los fotógrafos Jürgen Teller y Terry Richardson (fotógrafo de las campañas de Sysley) o modelos como Karen Elson o Stella Tenant y cineastas como Larry Clark y Kimberly Peirce.

En ese caldo de cultivo la actriz Chloe Sevigny se autoproclamó icono de esa cultura, a veces sobrevalorada, en la que muchos aprovecharon el aparente “todo vale”. Carente de belleza y de talento no le quedaba otra que subirse a ese carro y, aunque muchos nunca nos la creímos, convenció a la mayoría con películas interesantes como Kids, absurdas como Gummo y maravillas como Boys don`t cry.
Ahora que el rollo "zapatillas sudadas" está en decadencia, la oportunista Sevigny ha decidido disfrazarse de Gucci y Prada y ocupar portadas de Elle para cambiar de registro pero, por más que lo intente, siempre apestará a leotardos sudados y a perro mojado. Ser icono de la modernidad es una trampa con consecuencias: tiene fecha de caducidad y tú Chloe ya has disfrutado de sobra de tus inmerecidos años de éxito. Ahora te toca asumir con coherencia la responsabilidad de desaparecer del mapa. Chloe Sevigny aburres.

3 comentarios:

truman von harket dijo...

Genial Monseiur. La detesto, pero no sabia muy bien por qué hasta que he leido tu post. En Boys don't cry Hillary Swank se la comía con patatas aun siendo lo mas decente que hará nunca Chloe. Es la diferencia entre una actriz de verdad y una musa de modernos sin talento.

Anónimo dijo...

Hombre, más guapa que Amy Winehouse sí que es... y no lo hace mal en sus pelis.

monsieur august dijo...

La diferencia es que Amy Winehouse es una gran cantante y compositora y Chloe es una pésima actriz y como modelo no quiero ni hablar