viernes, 8 de febrero de 2008

EL DISCRETO ENCANTO DE LA TELEVISION

Una de mis aficiones más cutres ha sido siempre ver la televisión a altas horas de la madrugada. Lamentablemente y como consecuencia de una antena rebelde llevo dos meses condenado a mantenerme al margen de la programación televisiva. Solventado este problema, me he sometido voluntariamente al ostracismo social y me he encerrado con mi televisión durante un día con su noche correspondiente. El balance no puede ser más lamentable.















La primera decepción la sufrí con Días de cine, ese programa que tantos buenos ratos me ha hecho pasar. Además de haber desaparecido su director y presentador Antonio Gasset, también deben haber cambiado al equipo técnico. De pronto se ha convertido en un programa con una realización propia de un canal local. Cayetana Guillen Cuervo, ataviada con un sombrero del Sepu, nos torturo con un pésimo reportaje desde la Filmoteca Española, por si esto fuera poco al cámara se le debió olvidar el trípode quedando el sermón de Cayetana en segundo plano porque era imposible no reparar en el tembloroso pulso del operador. Por no hablar del posterior contrapicado (el fin del plano era que se vieran las letras del cine Dore de fondo) con la luz de la cámara iluminando a Cayetana como si del propio Nosferatu se tratase ¿Se puede consentir que ya no se pueda ver buena televisión ni en la dos ni de madrugada? Afortunadamente existe el zapping, en Cuatro reponían Queer as Folk, una serie que siempre me apetece ver. Todo un remanso de paz con sus intermedios maravillosos de teletienda anunciando el HP pavilion. ¿Que mas se puede pedir? Solo falto el colchón Restform para disfrutar del placer de ver la tele de madrugada.














Al llegar el dia las cosas volvieron a caer en picado. No entiendo a que viene tanto celebrar la defuncion de Aquí hay tomate cuando todos los programas son la misma mierda, véase; A.R, A tres bandas, Espejo Publico… luego están los realities; Supervivientes 2008, Tienes talento, Fama…(otro programa realizado por un ciego supongo.¿Han oído hablar del contraplano? ) Presentado por la casposa Paula Vázquez. A estos de Cuatro solo les falta contratar a Ramón García para terminar de dilapidar esa imagen tan cool con la que nos engañaron cuando empezaron.
En fin, que voy a ver si una buena tormenta me desconecta la antena otra vez porque como estoy con el encefalograma plano de tanta porqueria de tele no puedo ni apagarla.

2 comentarios:

gaspashá gorkovskaya dijo...

¡Por favor, no sucumbas! ¡Apaga la televisión ya mismo!

:-P

(PD: da gusto leerte)

truman von harket dijo...

Fantastico post Monsieur. No me cabe duda de que la teletienda es un reducto de buena televisión en las madrugadas de los insomnes.