jueves, 13 de marzo de 2008

UN PAÍS DE PERDEDORES

Nuestras series, nuestras películas, nuestros cómicos… todos son grandísimos perdedores y todos ellos están ubicados en los escenarios más feos que se pueda imaginar. Esa es nuestra tele, ese es nuestro cine, ese es nuestro humor, esa es nuestra idiosincrasia. Nuestros super héroes son patosos y ridículos (El día de la bestia, Mortadelo y Filemón), nuestras películas están plagadas de protagonistas que no levantan cabeza (La soledad, Siete mesas de billar francés).
Los personajes que gozan de la simpatía del espectador siempre son chachas, prostitutas, cantantes fracasados y perdedores en general…frente a los americanos que son cirujanos de prestigio mundial, mujeres multimillonarias o verdaderos superhéroes. ¿Por qué? ¿Por qué esa fascinación por el perdedor y por lo feo?
¿Se puede concebir una serie o una película españolas protagonizadas por triunfadores o en nuestro país el triunfador cae mal y provoca rechazo y la gente guapa provoca envidia y da rabia? ¿Se puede concebir un House español o una Señora Solís (Eva Longoria en Mujeres Desesperadas) o un grupo de amigos como Friends? Rotundamente no. El espectador puede tolerar ver a un norteamericano triunfador pero nunca a un español (salvo que sea Emilio Aragón y suponiendo que se pueda considerar triunfador a un médico de familia que lleva la vida más aburrida que se pueda imagin ar).
Esa es la clave de nuestra producción audiovisual y no parece que nada vaya a cambiar. Las series que han introducido escenarios bonitos o personajes adinerados o sofisticados han fracasado (Cuestión de sexo, Los simuladores, Génesis) Quisimos soñar cuando apareció Cuatro que dejaríamos de ver cosas cutres en la tele, quisimos soñar, con el triunfo del género de terror, que dejaríamos de ver parados, prostitutas, enfermos terminales y de más en el cine, pero nada ha cambiado. La apuesta siempre es la misma porque lo que triunfa en nuestro país es tener alma de perdedor.



6 comentarios:

gaspashá gorkovskaya dijo...

Estoy muy de acuerdo en lo que comentas en tu fantástico post. Pero también es probable que sea una cuestión de guión. Friends es una serie en la que algunos personajes no son precisamente adinerados ni sofisticados, pero tiene una idiosincrasia que caló bastante. Por otra parte, no me extraña que fracasaran truños como Cuestión de sexo. ¿Será también que hay en España demasiados actores que se interpretan a sí mismos? En fin, sigamos soñando, aunque sea fuera de este país.

monsieur august dijo...

Estoy de acuerdo, pero pienso que los personajes de friends, adinerados o no, básicamente eran felices, vivían en apartamentos en el centro de Nueva York etc mientras que en España los personajes viven en antros en barrios miserables y siempre son desgraciados. Al espectador le gusta ver gente miserable para sentirse bien.

lord carnavon dijo...

En España efectivamente llevamos mal que a la gente le vaya bien.

Me imagino que las cosas son tan chungas para la gran mayoría, que se prefiere el consuelo de que hay a quien le va peor o, al menos, es más fácil identificarse con personajes que no son lo más de lo más.

Sakena dijo...

Interesante post Mister August y bueno comentario Lady Gaspashá (estamos de acuerdo en cuanto al truñón de "Cuestión de sexo", por elotro lado la pijería de "Ana y los siete" cautivó a cierta franja de audiencia, entonces no creo que sea sólo una cuestión de personajes adinerados y no. En cuanto a Génesis pecaba, creo, por "americanismo").

Puedo aportar mi humilde visión de extranjera -francesa- que lleva más de un lustro viviendo en el país por amor a aquel y eso a pesar de los defectos del aludido (y gracias a sus calidades, claro, que una no es masoca).

El héroe patrio es el Quijote, gran perdedor donde los haya, y creo que cuesta quitarse esa loza cultural, esa herencia épica de encima. El Quijote acaba cayendo bien por ser un desgraciado.
Y desde entonces no hemos (me incluyo) levantado cabeza, seguimos con el culto al perdedor.

Si le añadimos el eterno complejo de inferioridad (cada vez menos justificado en muchos campos) de España hacia los países vecinos y la fascinación/rechazo que tiene por EEUU, entendemos por qué nos resulta tan difícil forjarnos una realidad/ficción propia.

En fin, lord Canavon, tienes razón también, suele resultar más grato verse reflejado en una pantalla.
Es cierto que las cosas no les van muy bien a muchos, pero lo que cabe esperar de una obra es que nos levante el ánimo, que nos proponga de vez en cuando unos personajes cotidianos capaces de levantar cabeza gracias a su ingenio y a su sentido del humor.

Creo en ese tipo de héroes, los cotidianos y creo que ahí está el secreto de las producciones por venir. Porque muchos queremos que cambien las cosas, muchos queremos cambiar las cosas.

Amén y enhorabuena por el blog !

monsieur august dijo...

Acertadísimo comentario Sakena. Estuve tentado de incluir una referencia a Don Quijote que finalmente no incluí, gracias por mencionarlo tú y por darnos tu opinión

el rey pescador dijo...

Enhorabuena por tan lúcido post Monsieur, y por los acertados comentarios de los fans. Este tema daría para una tesis. 7 Vidas creo que es una de las pocas series españolas que se salen del patron, y viven en un mundo imaginario al que no me importaría pertenecer, y que no resulta cutre o deprimente.