martes, 11 de noviembre de 2008

SAGAS: LOS AGNELLI

Siempre me han encantado los relatos de sagas familiares, da igual que se trate de libros como Cien Años de Soledad que de series de mi infancia como El Amo del Juego. Hay algo en esos relatos de familias que se pierden en el tiempo que me engancha profundamente: ver el desarrollo de la historia al compás de la vida de sus miembros, los diferentes caracteres de las personas, como se gana y se pierde todo en la vida y como se rehacen las personas…

En fin, que me gusta más una saga que a un tonto a un lápiz, sea Dinastía o un relato de Dickens y por ello que mejor que los Agnelli, una saga que aúna todos los ingredientes: poder, riqueza, títulos nobiliarios, escándalos, traiciones, villas en la costa Amalfitana… una familia capaz de lo mejor y de lo peor, con su maldición familiar incluida con muertes trágicas, misteriosas y un árbol genealógico ya casi inabarcable. Una especie de familia real italiana con una trama a sus espaldas que hace que Herederos resulte ingenua.

Espero que algún día alguien haga una película sobre el nacimiento, auge y caida de esta gran familia a la altura del Gatopardo, pero acabo de descubir que hay un libro, así que correré a comprármelo mientras aguardo a que algún director se anime. De momento os resumo muy brevemente la historia de la familia.








Giovanni Agnelli (el fundador de la saga):

En 1866 nace Giovanni Agnelli, senador, empresario y fundador de la FIAT Fabbrica Italiana Automobile Torino, creada por un grupo de ricos italianos que querían entrar en el marcado automovilístico francés. La gran apuesta de Agnelli fue dejar un tanto de lado el tema del rendimiento de sus coches en las carreras para centrarse en la producción en serie a gran escala. Su plan fue todo un éxito y logró hacer de Turín la mayor ciudad empresarial y el mayor complejo industrial del momento.

FIAT llegó a dominar la rama automovilística, entrar en la industria pesada y, tras la Segunda Guerra Mundial reconstruir la industria automovilística soviética. Tras su muerte en 1945, la dirección pasó a manos de Vittorio Valletta, mientras su nieto Gianni Agnelli se preparaba para hacerse cargo de la dirección de la empresa.


Edoardo Agnelli (el continuador):

Nacido en 1892, trabajó en FIAT y fue presidente del Juventus, otra de las empresas de la familia. Casado con la princesa Donna Virginia Bourbon del Monte, tuvo dos hijos, Gianni Agnelli y Susana Agnelli, que ha sido la única ministra de asuntos exteriores en Italia. Aquí comienza la vena aristocrática de los Agnelli que unirán varias veces su emporio con el abolengo más rancio.


Gianni Agnelli (el sucesor y patriarca):

Conocido como L’Avvocato (el abogado), nació en 1921 y fue designado sucesor en la empresa a la muerte de su abuelo, lo que hizo de la casa un negocio familiar. Consiguió internacionalizar la marca, llegando a crear Lada en la Unión Soviética y SEAT en España. En Francia se vetó su interés por hacerse con Citröen. Como notas oscuras, durante estos años, la política de impuestos italiana se acomodó a la FIAT, Gianni estuvo involucrado en los problemas de corrupción del gobierno de Bettino Craxi y siempre le persiguieron los rumores de tratos con la mafia. Coqueteó con las fuerzas de izquierda y sin embargo durante una dura huelga fue capaz de conducir a 40000 trabajadores en una marcha que rompió las líneas de los piquetes. Fue incluso designado senador vitalicio.

En lo personal fue todo un dandy, conocido por su gusto excéntrico, su gusto por la pintura y sus romances que incluyen a la mítica Anita Ekberg. Se casó con una italoamericana descendiente de la nobleza con quien tuvo su único hijo. Murió en 2003 y la escudería Ferrari (también parte de la familia) lleva este número en su honor. Sus posesiones también incluían Maserati, Alfa Romeo y Lancia.


Edoardo Agnelli (el heredero frustrado):

Nacido en 1954, fue educado para ser sucesor pero pronto se marchó a Princeton para estudiar religión. Tras sus estudios viajó a la India y a Irán donde continuó su interés por las religiones orientales y el misticismo hasta convertirse en musulmán. Gianni renegó de su hijo y le rechazó como heredero dejándole únicamente durante un tiempo la presidencia del Juventus.

En 1990 fue acusado en Kenia por posesión de heroína lo que colmó la paciencia de Gianni. En el año 2000 se suicidó tirándose por un viaducto de una autovía. Su padre estuvo presente en el momento en que llegó la policía. Tuvo un hijo en 1973 que nunca fue reconocido por Gianni.


Umberto Agnelli (el hermanísimo):

Hermano de Gianni nacido en 1934. Fue senador y presidente honorario de la Juve. A la muerte de su hermano heredó el control de la empresa. Sus dos primeros hijos (gemelos) murieron al poco de nacer y como heredero quedó el tercero Giovannino. En su segundo matrimonio tuvo otros dos hijos.


Giovannino Agnelli (el breve):

El hijo del hermano menor de Gianni, Umberto, estaba siendo educado para suceder a su tío al frente de la FIAT, pero en 1997 murió de cáncer de estómago a los 33 años de edad.


John Elkkan (el joven heredero):

Nacido en 1976, este nieto neoyorquino de Gianni se convirtió a los 22 años en el principal candidato para ponerse al frente de la FIAT. A la muerte de su abuelo en 2003 y de su tío Umberto, pasó a manejar el imperio como vicepresidente a la espera de tomar el mando.


Lapo Elkkan (el vividor):

El hermano menor de John, ha resultado ser todo un boom para los paparazzi. Sobrevivió a una sobredosis mientras se encontraba con un grupo de transexuales, pero en 2007 comenzó un proyecto serio, el italianindependent.com, dedicado al desarrollo de productos italianos.


Los futuribles:

Actualmente se perfilan como futuros herederos del gran imperio FIAT la señorita Rubi Polo Agnelli (que con tan solo 18 años ya trabajaba en la compañía), miembro de la familia Polo y de la familia Agnelli que formaría un gran imperio al unir dos grandes familias, o bien dejar ese cargo a su hermano menor Amatore Polo Agnelli. El tiempo lo dirá.

7 comentarios:

monsieur august dijo...

Fascinante la historia de esta saga. Yo propongo una peli en exclusiva del tal Edouardo.

truman von harket dijo...

Para cuando los Grimaldi, querido Carnavon? Esperamos ansiosos y enhorabuena.

gaspashá gorkovskaya dijo...

Estoy seguro de que coquetearon con la mafia italiana -y puede que con la otra mafia, esa que nos domina y manipula desde "altas esferas", responsable por su avaricia del presente desplome del capitalismo-.
Fantástico artículo.

MALENA dijo...

Me encanta estos repasos que dáis a las sagas de famosos tanto cinematográficos, como musicales como en este caso "de to un poco". Esta familia me fascina, les conocí por el famoso incidente de la sobredosis y los transexuales (aunque quién soy yo para criticar después de ciertas noches memorables), pero me parece que esto requiere una serie al más puro estilo cañí: "Sin Fiat no hay paraíso" dónde haga de mafioso principal haga Miguel Angel Silvestre, que a lo mejor muchas dotes para la interpretación no tiene, pero a algunas nos alegra la vista.

lord carnavon dijo...

Pues no sería mala idea lo de la serie jejeje pero a la mierda con el glamour entonces ¿no? jajaja

MALENA dijo...

Exacto querído Lord Carnavón.. a la mierda con el Glamour!!! le daremos también un papelito a Belén Esteban!

Clara dijo...

La "señorita Rubi Polo Agnelli" y su hermano Amatore no existen.