jueves, 10 de julio de 2008

BILBAO BBK LIVE 08 (SÁBADO 5 DE JULIO): R.E.M., APOTEÓSICOS, ANTE UN PÚBLICO PASADO POR AGUA

La jornada del sábado 5 de julio en el BBK Live de Bilbao se convirtió en una gran bañera llena de barro. El chirimiri se violentaba por momentos, y a los que no fuimos preparados para los posibles envites del clima vasco se nos caló hasta el hígado (sobre todo este órgano vital, que también tuvo que soportar alguna que otra bebida alcohólica). Pero había que aguantar como fuese para disfrutar de una de nuestras bandas favoritas y cabeza de cartel, muy por encima del resto. Se trataba de R.E.M., evidentemente. Poco antes tocó Lenny Kravitz, muy simpático y con un gran acompañamiento. Parece ser que en la tomadura de pelo de Rock in Río no estuvo tan cordial, según nos cuenta Lady Googla. Aquí gastó la típica broma de “qué bien, yo aquí en el escenario y vosotros ahí poniéndoos perdidos con la lluvia, que no, que no, que es broma, ja-ja-ja”.

Tras sus gafas ray-ban y parapetado bajo su siempre omnipresente imitación a Jimmy Hendrix (las nuevas generaciones, y también parte de las viejas, nunca sabrán lo que han influido en el panorama musical el trío formado por Jim Morrison, Janis Joplin y Jimmy Hendrix, pero esa es otra historia), el cantante trató de calentar el húmedo y frío ambiente a través de sus composiciones más famosas y otros temas que solamente aumentaban el hambre de R.E.M. que tenía (casi) todo el mundo. Es muy posible que Kravitz se mostrase antipático en Rock in Río por eso mismo. Curioso, en Bilbao no se quejó por la lluvia pero en Madrid sí le molestó el humo (¿?).

Lo siento, Jimmy… perdón, quiero decir Lenny… la formación de Athens te nubló a ti, a The Police y a todos los bichos vivientes que venían después (la jornada del domingo no asistimos a ver a ZZ Top o a Tequila entre otros). Algo más allá de las 23.30, Michael Stipe, Peter Buck y Mike Mills saltaron al escenario con un set inesperado, defendiendo su “Accelerate”, eso sí, pero dando un fantástico repaso a todos sus temas más conocidos. Abrieron con “Orange crush”, sorprendieron con “Drive”, “Imitation of life”, “What’s the frecuency, Kenneth?”... Supieron combinar a la perfección todo, con una iluminación especial, unos músicos espectaculares, un Stipe impagable… Debo decir que, tras verlos en vivo, me he dado cuenta de lo bueno que es su último disco en directo. De hecho, parece haber sido concebido para ser machacado en un concierto. No tocaron temas por ejemplo de su álbum más odiado por ellos mismos, “Around the sun”, y sí ofrecieron al público, como quien lanza chupitos de delicioso chocolate caliente, sus siempre vitoreadas “Losing my religión” y “Man on the moon” (con la que concluyeron). Los R.E.M. hicieron olvidar la lluvia, el frío, la mala organización del festival… y por supuesto, a Lenny Kravitz. Tampoco nos quedamos a ver a Prodigy, dadas las circunstancias hubiésemos sido pasto de una pulmonía … Bien por Michael Stipe: eso sí es llenar un escenario, lo demás son ridículas performances y absurdas reuniones de carrozas sin alma.

Fotos: J.C.

4 comentarios:

el rey pescador dijo...

Está bien saber que REM siguen en buena forma en directo, después de ver que sus últimos discos no funcionan. Muy buenas las 2 crónicas.

Anónimo dijo...

Gran concierto.
Hubiese sido un puntazo que con la que estaba cayendo hubiesen tocado I'll take the rain.

Sakena dijo...

A Lennu no le molesta la lluvia, pero sí le molesta el humo.
¿Qué pasa si cae una lluvia de humo?
Gracias por linkearme y por este relato. A mí me hubiera gustado ver a los Podrigy, uy no, perdona, Prodigy. Para ver cómo han aguantado el paso de los años y cómo han sobrevivido a la genialidad del "Firestarter".

Un beso. Pasé una velada genialísima anoche. Fue un momento extraordinario de verdad. Sin estrellas de rock. Only you and me and all our neurons ...

gaspashá gorkovskaya dijo...

Gracias a todos.

Está claro que a REM no se le puede pedir otro Automatic for the people, igual que a The Cure, por poner un ejemplo entre un millón, no se le puede pedir otro Disintegration.
REM tiene más discos buenos que malos, que para mí no son tan malos, simplemente menos buenos. Ya solo con eso merecen toda mi admiración. Muchas veces no tenemos en cuenta que las presiones de las discográficas hacen mucho daño a la creatividad de algunos artistas.
Nos hubiese gustado ver a Prodigy pero el clima vasco nos obligó a retirarnos.