domingo, 9 de diciembre de 2007

“LA HABITACIÓN DE FERMAT”, EL TEOREMA DEL DISPARATE

La habitación de Fermat supone la opera prima de los directores Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña. Basado en guión propio, el mismo parte de un premisa inspirada en “Un cadáver a los postres”. Cuatro matemáticos supuestamente inteligentes, de éxito, y con algún problema existencial a sus espaldas son citados por un enigmático personaje, Fermat, en una habitación situada en un especie de fabrica abandonada en mitad de la nada, con el fin de resolver el mayor enigma de los tiempos.

Lo que supone un comienzo de película sugerente se trasforma rápidamente en una sucesión de lugares comunes, por culpa de un guión chapucero, lleno de agujeros, trampas, situaciones que rozan el ridículo, y alguno de los diálogos mas irrisorios que recuerdo haber escuchado en un cine. Como aquel momento en que están intentando entrar en un pequeño cubículo y un personaje le suelta a otro “Si entra la cabeza entra todo el cuerpo”. Y este que no las tiene todas consigo contesta “Ya, pues prueba a ponerte un casco en el culo”….El guión es tan sofisticado e inteligente, que para los guionistas/directores, cualquiera que sea capaz de resolver una operación matemática compleja del tipo “dos mas dos igual a cuatro”, es un matemático de renombre, que conduce un BMW mientras escucha a Los Planetas. Porque la selección musical que nos ha preparado la pareja tampoco tiene desperdicio …no una, ni dos, si no tres temas de J y compañía. Si la premisa del film era al menos interesante, todo acaba resultando un bluff. El enigma que iban a resolver al final no existe. En algún momento de la narración los directores deciden que eso ya no interesa y se van por los cerros de Úbeda. Eso sí cuando parece que todo va a terminar, aun se reservan un as en la manga en forma de nueva frase sonrojante y que pretende resumir la rica filosofía del film.


“La habitación de Fermat” es el resultado lógico de darle una cámara a un individuo perteneciente a esa fauna que tanto detesto y que debería extinguirse: el monologuista. Luis Piedrahita es el perfecto representante del gremio. Es un chico que además de desagradable en sí, tiene cero gracia, pero que por algún extraño motivo se considera a si mismo divertido y con talento y se recrea en su supuesto ingenio. El tipo de persona pesadísimo que ni muerto invitarías a una fiesta en tu casa porque la vaciaría de invitados. Con estos credenciales es lógico que haya terminado en el programa con menos gracia e ingenio de la televisión. el ridículo “El hormiguero”. Su paso a la dirección demuestra además, no ya audacia, sino temeridad y escaso miedo al ridículo. La lamentable factura técnica del film debería hacer recapacitar a todo productor español en lo conveniente o no que resulta entregarle a cualquier chaval con un guión bajo el brazo la dirección de su traslación a la pantalla…Planos desenfocados, una fotografía cutre, un tratamiento de los colores con pésimo gusto es el pan nuestro de cada día a lo largo de todo el metraje de este disparate.

No quiero acabar este post olvidando al elenco actoral. Alejo Sauras forma parte de ese nutrido grupo de jóvenes actores que necesita o bien acudir urgentemente a un profesor de dicción, o bien limitarse a seguir anunciando las cartillas para el reloj despertador del ABC. Elena Ballesteros además de no ser especialmente guapa, al contrario que Alejo, tiene en cambio su misma falta de talento. El pobre Santi Millán tiene cara de pasmo toda la película como pensando “Como me engañaron para meterme en esto?”. Luppi hace el mismo papel que en cada una de su películas, es decir, de argentino y con cuanto más acento mejor, que así el publico piensa que eres buen actor. Lluís Homar es el único que se salva, e interpreta el suyo con ironía, sabiendo donde está metido. Parafraseando a mi querida Lady Foster, directa a lo peor del año. 2,8/10

13 comentarios:

Pequeño G. Christoph Lichtemberg dijo...

A mi me gustó mucho. Siento contradecir. Me parece cine español más que digno. Escapa de la guerra civil, de las putas buenas y de la comedia chusca madrileñí. Ya sé que eso no es suficiente, pero es un buen comienzo. Ojalá el cine de este país siga en esa dirección.

La culpa no es de Fermat, ni de los monologuistas, ni de la tele, ni de las revistas del corazón. La culpa es de este país. Ahora es cuando hay que emigrar. El exilio obligado para no morir de verguenza ajena.

Pequeño G. Christoph Lichtemberg

lady foster dijo...

Pues yo creo que un 2,8 es demasiado para una "película" en la que falla el guión, los actores son malos, la dirección pésima, de la imagen mejor no hablar... y que pretende tratar a os espectadores como si fuesemos idiotas!!
Basta ya del complejo de inferioridad que existe en este pais en cuanto a cine. Si no se puede realizar una buena película, mejor no hacerla

Charmeur Kiwi dijo...

Yo había oído alguna crítica buena de esta película, pero después de vuestras opiniones creo que ni la pondré a descargar.

En cuanto a Piedrahita, hizo un buen monólogo al principio de su carrera como cómico y poco más. Prefiero verlo de mago en nada x aquí que sus tristes monólogos del hormiguero.

truman von harket dijo...

El hormiguero es el tipo de television MEGA basura que encanta a todos aquellos a los que se le llena la boca criticando a, precisamente, la television basura. Pablo Motos es el personaje mas terrible que aparece en television.
A Christoph, que es lo que te impide exiliarte? Hazlo de una vez en lugar de quejarte tanto. Yo creo que hay mucho mas talento en una revista del corazón como Cuore que en este engendro de film que tanto te ha gustado...Gracias por tu participación en cualquier caso.

snoorkel paqui dijo...

Estaba convencida de que todos los espectadores de La habitación de Fermat habían salido con la sensación de que les habían tomado el pelo pero las opiniones favorables me llenan de estupor. Es tan obvio que esta película es una basura de principio a fin que quizá Piedrahita y su partenaire hagan bien en considerar al espectador estúpido porque está claro que en muchas ocasiones lo es.

gaspashá gorkovskaya dijo...

Y que luego digan en los Goya "venir a ver cine españoool"... a lo que nosotros debemos contestar: "hacer un buen guiooon, un buen casting de actoreees..."

truman von harket dijo...

En efecto Gaspashá lo del cine español es desesperante el 80% de las veces...y de ese espectaculo dantesco que son los Goya que decir... Yo me divierto un montón viendo lo tristes que son todos mendigando atención y espectadores para sus penosos films.

Lia dijo...

Menos criticoneo que talento español hay un rato... el problema como siempre son los que ponen la pasta, que en este país se financia cualquier chapuza siempre que vaya acompañada de un nombre que "suene"...

gaspashá gorkovskaya dijo...

Yo no dudo que no haya talento español, pero el talento no tiene por qué ir acompañado de la financiación de un proyecto (las superproducciones de los USA también, en su mayoría, son de calidad pésima). Si hay poca pasta, pero un buen guión, buenos actores y buen equipo en general, el resultado puede llegar a ser perfecto. En la actualidad, eso brilla por su ausencia en la ficción española, tanto en TV como en cine.

truman von harket dijo...

Claro Lia claro. Me da la impresión que el talento en el cine español es como los billetes de 500 €, todos hemos oido hablar de ellos, pero muy pocos tienen la suerte de verlos o disfrutarlos...

Lia dijo...

Hombre, gaspasha, con un buen guión y sin pasta... o montamos un vhs casero genial o publicamos un libro precioso...
Véase cuánto han disminuido en nivel los festivales de cortos de este país desde que no admiten nada montado en vídeo digital.

lord carnavon dijo...

Si me permitís, yo creo que el cine español tiene ahora un gran dilema.

Por un lado están los que se han decidido a montar películas al estilo americano (muy entrecomillado esto) con más pasta de lo habitual y de tipo taquillero y por otro los que tratan de hacer modestamente historias supuestamente más cercanas y profudas.

El problema es cuando los del primer grupo pretenden pasar sus películas por lo más de lo más intelectual, cuando son la mayoría de las veces productos y no lo digo peyorativamente, que el cine también es una industria, o cuando los del segundo grupo vuelven una y otra vez a los mismos temas con personajes muchas veces increibles y alejadísimos de los gustos de su hipotético público minoritario.

Tema aparte merecería la comedia que a mí muchas veces me da ganas de llorar. A mí Al otro lado de la cama o Días de futbol me parecían dramas que riete tú de Bailar en la oscuridad, si eso fuera un retrato fiel de esa generación yo saltaba por la ventana. Que triste y que chusco todo.

Vamos que veo una desconexión total con el público por parte del sector digamos más intelectual y un problema para asumir lo que es cine de masas sin más, que también tiene que haber y no hace falta que sea un bodrio por ello, ni mucho menos.

gaspashá gorkovskaya dijo...

Lord Carnavon, totalmente de acuerdo contigo, has sabido expresar lo que yo quería decir.
Lia, creo que tanto tú como el resto, tenemos algo de razón.
Un abrazo a todos