martes, 29 de abril de 2008

MADONNA Y EL ABURRIMIENTO

El segundo disco que nos mantiene en vilo es "Hard candy".

Madonna son palabras mayores. Pero desgraciadamente “Hard candy” no. Es, digámoslo ya, uno de sus trabajos más flojos, aunque no insuficiente. Madonna como bien explicó Lady Foster da un giró estilístico en su 11º disco. Adiós a la música disco de Confessions, y cambio de registro a favor del r´& b y sonidos más cercanos a la música negra, hip hop y otros horrores varios propios del género, como poner en los títulos “2” en lugar de “to”, y con Timbaland a los mandos. Madonna ha decidido ser conservadora está vez, y si hasta ahora siempre ha pretendido, y ciertamente lo ha logrado en muchos momentos, ir un paso por delante de sus rivales naturales dentro del mainstream, con “Hard candy” no le ha quedado otra que ponerse a la cola para trabajar con Timbaland, que andaba ocupado con Nellys, Britneys y en realidad el 50% de los músicos americanos de la actualidad.

Quien no conoce, ni se ha molestado en conocer (perfectamente respetable) la música de Madonna, la ha catalogado siempre como una artista que busca el éxito a cualquier precio. Sin embargo los que hemos escuchado cada uno de sus discos sabemos que los ha habido arriesgados, incluso suicidas comercialmente, desde la madurez sorprendente de “Like a prayer”, al puro exceso de “Erotica”, a la calma lisérgica de gran parte de “Music”, por poner solo tres ejemplos. “Hard candy” es lo contrario. Previsible estilísticamente, conservador, falto de pop que conmocione, y lleno de composiciones que no asoman la cabeza sobre la media del mainstream ramplón americano del momento. La producción es incluso pobre en ciertos momentos (esas lamentables bases de “Give It 2 me” que más que de Madonna parecen de un rumano tocando el acordeón y el organillo en el metro…), pero en general el disco es aceptable y ya, con temas que nos recuerdan lo gran artista que es Madonna cuando le pone ganas y emoción al asunto (“Heartbeat” o “Miles away”), aunque también demuestra ser capaz de lo peor (“Spanish lessons”). “Hard candy” es poco interesante y desganado demasiado a menudo.

4 comentarios:

Sakena dijo...

qué oxidada es la portada !

¿será que la Ciconne aún no ha entendido que el look masoquista ochentera ha pasado a mejor vida?

Ay ... ese afán por seguir en la onda erótica a toda costa ...

gaspashá gorkovskaya dijo...

Como sabéis yo me meto mucho con Madonna (eso me costó que casi me lincharan una vez un enfervorecido grupo de fans a las puertas del palau san jordi, pero en este caso hablamos de frikis, como los que se tiran toda una noche esperando para ser los primeros en comprarse el disco) pero tengo que indicar que me he molestado en escuchar su música, y si antes me aburría, de un tiempo a esta parte ya ni eso. A esta "vieja señora", como le llamó Amy Winehouse, le espera convertirse en una ana obregón que no es consciente de la edad que tiene para seguir haciendo estas tonterías. Desde el respeto y la admiración, la Ciconne es el mayor productazo de la historia. Y genial al que le guste, pero es así, pilló una época en la que faltaban solistas femeninas y allí estaba ella. Hizo cosas que no dejan de ser respetables, pero ya está, game over.

Eso sí, si esto se lo dices a esa pequeña parte de frikis en la cola que hicieron en el fnac te asesinan vivos: "el ataque de las mariliendres", sería un buen titular. O como dijo una periodista de la vanguardia, "Madonna es la esperanza de las que se consideran mediocres".

Dicho esto, me cojo un avión a San Petersburgo para evitar linchamientos, jeje

gaspashá gorkovskaya dijo...

Ah, lo más importante, genial tu post y tu buen hacer Truman, como siempre, un placer leerte.

Kiwi dijo...

Podésis ver el concierto que Madonna da esta noche en esta web http://music.msn.com/madonna.