jueves, 15 de noviembre de 2007

SIETE MESAS DE BILLAR FRANCÉS O LA HISTORIA MIL VECES CONTADA

No sé porque me empeño en ver cine español. Creo que empezaré a hacer caso a mi buen amigo Truman y me lo pensaré mucho antes de volver a una sala a ver un filme nacional.
“Siete mesas de billar francés” tiene ese eterno gusto a Dejá vú del cine español. Una historia que a nadie le importa y mil veces contada “arropada” por un guión fácil y previsible, escrita tras los pasos de “Cómo convertir un buen guión en un guión excelente”.
Artificial y cargada de gags de esos “que funcionan” la sobrevalorada Blanca Portillo le da la réplica a una correcta Maribel Verdú que, las cosas como son, cada vez es mejor actriz (y a quien, si nadie lo impide, veremos a las órdenes de Francis Ford Coppola.)

Un guión mal escrito y mal dirigido por Gracia Querejeta, mal montaje, mala fotografía, un electo de actores sobreactuados (insoportable en el caso de en el personaje de Raúl Arévalo), personajes estereotipados disfrazados de “gente de carne y hueso”… en definitiva una película que aburre desde el primer fotograma.
Pese a todo no es de esas que obligan a irse del cine pero tampoco ofrece nada para quedarse.

3 comentarios:

truman von harket dijo...

Querido monsieur, el cine español, ese gran incomprendido...ya solo te queda ver mataharis y entonces nos cortamos todos las venas....Lo mas prudente es ver las de Almodovar y las de Amenabar(siempre que no salga Belen Rueda claro), y poco más. Ya no se puede ni confiar en Medem.

Lady Foster dijo...

Ay Monsieur es que no aprendes... y eso que te libraste de ver Caótica Ana (o la viste al final?) Tenemos que empezar a pensar en nuestras listas de lo mejor y lo peor del año, y yo tengo muy claro quien se va a llevar el premio a la peor película española...

truman von harket dijo...

Lady, yo en cambio lo que tengo claro el de la mejor pelicula española:



(Es decir, ninguna)