lunes, 19 de mayo de 2008

DEATH CAB FOR CUTIE, ESFORZARSE O DORMIR

“Narrow stairs” es el nuevo largo de los indies (viva las etiquetas) Death cab for cutie. Sin hacer mucho ruido, la banda norteamericana liderada por Ben Gibbard ha grabado a estas alturas siete Cd’s, además de diversos Ep’s, recopilaciones etc.

Death cab for cutie es uno de esos grupos ante los que hay que tener paciencia. Sus canciones son reposadas hasta el exceso, de manera que más vale que no te pillen falto de sueño o antes de que haya terminado su largo single, “I will possess your heart” estarás ya con tu cabeza tendida sobre el teclado. Son un grupo que requiere de un esfuerzo del oyente cosa que a unos parecerá correcto y a otros os parecerá una excusa del artista de turno para enmascarar cierta falta de talento, además de ir de interesantes por la vida. Creo que fue Almodóvar quien dijo alguna vez que al espectador no hay que exigirle nada, que ya hace bastante con pagar los 6 euros de la entrada, además de madrugar para ir a trabajar todos los días, como para encima exigirle más esfuerzos. El autor tiene que ser lo suficientemente brillante como para ser capaz de seducir al público sin que este tenga la sensación de estar "trabajando".

Dicho esto, como en mi caso no he pagado por este “Narrow stairs” y además me gustó mucho “Transatlanticism”, he vencido al tremendo sopor provocado por las dos primeras escuchas y le he dado otras oportunidades tratando de encontrar algo interesante. Su single es anti-comercial, ocho minutos de tema. No tengo nada en contra de ello, siempre que ese minutaje esté justificado. No es el caso, es larga porque sí, con una intro inacabable. Tiene otras canciones con ese ritmillo de guitarra y bases de piano tan monas, como “No sunlight”, “Long división” o “Grapevine fires” (aunque prácticamente todas son así, realmente) que vale, están bien, pero son totalmente inofensivas. La voz desapasionada y monocorde de Gibbard tampoco ayuda a levantar el ánimo. Lamentablemente no hay nada a lo que agarrarse aquí. Estamos ante un disco lineal. Por mucho que lo escuches, por mucha atención que lo prestes te costará horrores distinguir una canción de las otras. Es agradable como las cosas que no huelen. Sirve para escucharlo mientras haces cualquier otra cosa con tal de no atenderlo demasiado. Música de ascensor lo llaman. ¿Es esto suficiente? Eso depende de cada uno.

LO MEJOR; No te quitará el sueño.
LO PEOR; Emociones= cero.
CALIFICACIÓN; 4,9/10

2 comentarios:

monsieur august dijo...

creo que es la primera vez que discrepo contigo querido Truman, pero el single me parece un temazo desde la primera escucha, me flipa el sonido del bajo...

Charmeur Kiwi dijo...

Pues a mi me gusta, pero claro mi voto no cuenta porque soy un incondicional.

El single no está nada mal, sobre todo ese bajo del que habla monsieur, quizás se han pasado con la longitud pero nada más.

Yo destacaría Long Division y No Sunglight.