miércoles, 22 de julio de 2009

TASMIN ARCHER (THE BEST OF…?)

Que las grandes discográficas están quemando sus últimos cartuchos es algo cada vez más patente. De hecho, es dramáticamente desesperado. Ahora le llega el turno a la cantante británica Tasmin Archer. En 1992, llegó al número 1 de las listas del Reino Unido y otros países europeos con un gran tema, “Sleeping satellite”, de letra filosófica y cósmica que habla de alunizajes (por cierto, ¿todavía hay alguien que sigue creyendo que el hombre llegó a la luna? Otra mentira más. De hecho esta canción deja el asunto abierto a interpretaciones). La artista se presentaba como una especie de Tracy Chapman en versión más pop. Su disco de debut, “Great expectations”, no deja de tener un título paradójico porque a esta chica le pasó lo mismo que a gente como Billie Myers. Cuando cuatro años más tarde sacó al mercado su segundo trabajo, “Bloom”, no sólo pasó con mayor pena que gloria, sino que Archer se dio cuenta de que estaba siendo tratada como una mercancía de andar por casa y decidió abandonar EMI para dedicarse a la pintura y la escultura. Los premios que ganó con “Sleeping satellite” los utiliza para cascar nueces, como mucho. De este modo, pasó a engrosar la larga lista de cantantes de un único éxito y sus “grandes expectativas” en el mundo de la música se derrumbaron como el capitalismo en la actualidad.

Mientras va quebrando poco a poco –como tantas otras-, la discográfica de Tasmin Archer ha lanzado un “grandes éxitos” de la artista, en el que se incluyen temas de… ¡dos discos de estudio! (los que grabó para EMI). No quiero pensar la cara de maceta que se le habrá quedado a la cantante británica con este despropósito (mirar la foto de la portada). La artista se autoeditó un tercer disco hace tres años llamado “On” que no está demasiado mal debido sobre todo a un acertado giro electrónico. Al no grabarlo con su compañía inicial, no hay ninguna canción de este trabajo en una de las retrospectivas más pobres de la historia. La pobre Archer debe haber tirado definitivamente su Brit Award a la basura, que es donde está ahora mismo una industria musical sumida en un egoísmo prácticamente ancestral que le está pasando factura. Ya no tiene de dónde seguir robando.

PUNTUACIÓN: 3/10
LO MEJOR
: “Sleeping satellite
LO PEOR: publicar un recopilatorio de dos discos.

5 comentarios:

coque dijo...

sólo conozco su Sleeping satellite, uno de tantos one-hit wonders de los 90

el rey pescador dijo...

Lo deberían haber llamado "Number ones".

gaspashá gorkovskaya dijo...

Sí, o más bien "one-hit wonder number one"

Justo dijo...

Qué pena.
He hecho memoria y yo también conozco sólo el Sleeping..., una canción preciosa. Pero parece que tiene otras que están bien, he echado un vistazo en los youtubes.

No me extraña que a la pobre se le haya quedado cara de jota... la industria es una mierda con mayúsculas, pero no sólo las discográficas, tb las radios o las grandes cadenas musicales de TV.

Un abrazo

Shoplifter-Davide dijo...

lo mismo que coque solo le conozco su archifamosa Sleeping Satellite que como poego alla por 1992/93 y de ahi nada lo mismo que Billy Myers y su jodida Kiss The Rain que ahora me late mas que en su momento