lunes, 15 de septiembre de 2008

"PEKíN EXPRESS", EL REALITY PARA AUTOESTOPISTAS

Anoche comenzó la emisión de una de las grandes apuestas de Cuatro para la nueva temporada, el reality para mochileros llamado “Pekín Express”. El programa, pretendida versión de "El gran reto", consiste en una competición entre diez parejas que siguiendo la ruta del Transiberiano a través de Rusia, Mongolia y China, deben tratar de llegar en diferentes etapas a un punto concreto de una ciudad del recorrido. La última pareja que llegue al punto marcado en cada una de esas diez etapas programadas se vuelve a casa eliminada.

“Pekín Express” está presentado por una Paula Vázquez confirmada como estrella absoluta de Cuatro, y a la que asignan los programas más ambiciosos de la cadena. Y hemos de confesar que no es un error. Tanto en “Fama” como aquí Paula demuestra tablas, un inesperado carisma, saber hacer y habilidad para manejarse en todo tipo de situaciones. Otro de los aciertos del programa es la selección de los concursantes. Las parejas varían desde una madre y un hijo que no se soportan, a dos gemelas bastante chungas y que se alegran de los trompazos (literales) que se pegan los rivales, a un profesor de religión y su alumno (¡!), a dos empresarios pijos de mediana edad, un matrimonio que lo más cosmopolita que han visto en su vida es Ciudad Real y mis dos parejas favoritas, dos poligoneras salidas de “Aída” que a pesar de su dudoso físico perjuran ser gogós (y lo peor es que será cierto, como están los suburbios...) y dos locazas que ofrecen por las aldeas de la baja Rusia su espectáculo drag a cualquiera que esté interesado en presenciarlo.

Pero por desgracia no todo funciona. Los responsables del programa han aprendido del descalabro de “Cambio radical” evitando el plató y todo lo que eso conlleva (familiares contando la vida y milagros de los concursantes y demás) dotando de ritmo y velocidad al programa. En cambio el montaje del mismo es un pequeño desastre, por caprichoso. Así hay parejas a las que vemos llegar a su objetivo al final del programa sin saber como lo han hecho, quién les ha llevado, donde han dormido, que penurias les han ocurrido en el trayecto...en cambio las cámaras no se alejan ni un segundo de la existencia de otras, mostrándonos hasta sus mas absurdas escenas de convivencia carentes de cualquier interés en la dinámica de la carrera.

Otro problema es el entregar un euro por concursante y día a cada pareja para alimentos exclusivamente. Esto se revela rápidamente como un lastre, puesto que no deja lugar a la imaginación, y limita las posibilidades de las parejas a la hora de moverse de una ciudad a otra. Sin opciones de buscar otras rutas a través de tren, autobuses, alquilar sus propios vehículos etc. por culpa de esa falta de presupuesto, el programa se reduce a hacer autostop. Diez parejas paradas en un camino esperando que un amable ruso les lleve a su destino sin mayor alternativa. La falta de dinero en definitiva provoca que “Pekín Express” más que un concurso de aventuras e ingenio se acabe asemejando a un “Supervivientes“a través de los Urales, repleto de monotonía. Autostop, encontrar alojamiento para pasar la noche (la convivencia con sus anfitriones regala los mejores momentos del programa), otra vez autostop y así sucesivamente. A eso se redujo la trama al menos ayer. La cosa se sostuvo por ser el primer día, pero diez programas con la misma dinámica dudo que lo haga.

De esta forma “Pekín Express” siendo un programa digno, no alcanza la brillantez prometida por culpa de errores de concepto y de ejecución, pero estaremos pendientes las próximas semanas en espera de que sean corregidos y aumente la diversión antes de que perdamos todo interés en este programa que pretende elevar el autostop a acontecimiento televisivo digno de ser compartido con millones de espectadores.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente deacuerdo Truman.No tenía intención de ver el programa pero reconozco que haciendo zappin´ me entró la curiosidad y lo ví casi hasta al final.Lo que más me llama la atención es la gente autoctona,la Rusia profunda...como los documentales de La 2.Y hablando de parejas...las go-gos cuarentonas son cachondas,menudo ostión se metió la rubia.Todos tienen su aquel excepto la pareja eliminada y los que sólo han conocido Cuenca.Por cierto eso de la pareja pija de "mediana edad" es si la media de vida está en 100 años.

truman von harket dijo...

Jaja, si tienes razón con lo de mediana edad. De hecho tienen como 55 tacos así que como no vivan sobre 110...Lo que pasa es que en este país y según los telediarios alguién de treinta y tantos sigue siendo "un joven". Ejemplo; "Ayer murió en un accidente de tráfico un joven de 33 años...". Según ese baremo, estos cincuentones son casi adolescentes...

Fascinante la Rusia rural. Como dices tenía la sensación de estar presenciando un documental sobre Chernobyl en plenos 80, con esas casas con alfombras en las paredes (¡!) y que se caen a pedazos, esas parcelas embarradas y feas hasta decir basta y esas señoras rotundas y rollizas de la madre Rusia.

STEPHEN HAWORTH dijo...

Ciudad Real es muy cosmopolita

Álvaro dijo...

Yo me he enganchado como un tonto. :D Me gusta, me parece curioso y muy entretenido. Dinámico. Rusia. Rusia.

Por cierto, alguien conoce el título de la canción de cabecera del programa.

Saludos.